Hombre que privó de medicina a hija enferma, esperando que Dios la sane, obtiene 20 años de prisión tras su muerte.

 

Herbert G Landell, 27 (R), Lauren H Fristed, 26 (L), de Duluth, Georgia fueron sentenciados a 20 años de prisión en conexión con la muerte de su recién nacida. (C) (Photos: Gwinnett County Sheriff's Office; Screen shot via WSBTV
Herbert G Landell, 27 (R), Lauren H Fristed, 26 (L), de Duluth, Georgia fueron sentenciados a 20 años de prisión en conexión con la muerte de su recién nacida. (C) (Photos: Gwinnett County Sheriff’s Office; Screen shot via WSBTV

 

Atlanta, Georgia.- Un padre que optó por privar de medicina a su recién nacida que sufría de malnutrición, recibió una sentencia de 20 años de prisión este lunes, tras el fallecimiento de la niña.

El hombre, dijo creer que todas las enfermedades son obras del demonio.

Herbert George Landell, de 27 años, y la madre de su hija Lauren Heather Fristed,  de 26 años, radicados en Duluth, Georgia, fueron detenidos en mayo pasado.

Aproximadamente un mes después de que ellos trajeron a su hija de 10 semanas prácticamente en los huesos, a el hospital Gwinnett Medical Center, el 25 de marzo del año pasado, de acuerdo a el diario USA Today.

La policía dijo en sus órdenes de aprehensión que la niña estaba muerta cuando fue llevada al centro médico y que ambos padres se habían negado a darle tratamiento desde su nacimiento.

El lunes, cuando fue declarado culpable y condenado, Landell mantuvo que él estaba esperando que el Señor sanara a la pequeñita porque creía que su enfermedad había venido del diablo.

De acuerdo a  WSB -TV, el pastor Dwayne Murphy, consejero espiritual de Landell, testificó el viernes pasado que se reunía con ambos, Landell y Fristed regularmente para estudios bíblicos, y les había instado a orar cuando lo llamaron para revelarle que la niña estaba teniendo problemas médicos.

“Todas las enfermedades y dolencias son del diablo. Y no de Dios, “Murphy testificó.

 

 

Las autoridades acusaron que la niña sufrió malnutrición porque la alimentaban con agua y leche materna diluida con agua. Cuando la niña enfermó, sólo se dedicaron a orar en lugar de llevarla al hospital.

“Bueno, es sólo agua, es sólo agua y nada nocivo puede provenir de agua”, dijo el viernes Landell.

El doctor Reddy Sujatha, un médico en el hospital Premier Para La Atención a la Mujer, en Atlanta, dijo a USA Today,  que los bebés no deben tomar agua hasta los seis meses de edad.

Las órdenes de detención dicen que la decisión de los padres de diluir la leche materna con agua causó que los niveles de electrolitos y sodio del cerebro de la niña bajaran y que luego éste se inflamara.

También encontraron condiciones insalubres en el apartamento de la pareja.

El diario Atlanta Journal -Constitution dijo Fristed se declaró culpable de homicidio involuntario y conducta imprudente el 19 de agosto y fue condenado a 20 años de prisión con 10 años en confinamiento.

“¿Hay alguna razón cristiana para que un padre no lleve a su bebé en el hospital?” los fiscales preguntaron a Murphy el viernes.

Murphy también sostuvo que amaban su hija y no quería que se muriera.

 

 

Según un estudio del hospital Medical Center de Cincinnati en el 2011, llevado a cabo en dos clínicas pediátricas urbanas allí, más de una cuarta parte de las familias pobres han practicado diluir la leche de fórmula con agua o la reducción de la alimentación.

La práctica, que tiene como propósito alargar el durar de la fórmula, plantea riesgos a los cerebros en desarrollo de los bebés recién nacidos, y estos pueden presentar problemas en el futuro tales como: problemas de la memoria, juicio, entre otros según el estudio.

Artículos Relacionados

Comentar

Cometarios