Cada Tormenta es una Escuela, cada Prueba un Maestro

Cada Tormenta es una Escuela, cada Prueba un Maestro

 

“Nuestras dificultades actuales son pequeñas y no durarán mucho tiempo. Sin embargo, ¡nos producen una gloria que durará para siempre y que es de mucho más peso que las dificultades.”2 Corintios 4:17 (NTV)

Cuando en la vida pasamos por dificultades, la primera cosa que intentamos hacer es culpar a alguien más. Pero no importa de donde venga tu problema –Dios todavía tiene un propósito en tu vida. Aun cuando actúas estúpidamente, Dios puede usarlo. Aun cuando otras personas te lastiman intencionalmente, él puede usarlo. Aun cuando el diablo planea cosas malas para tu vida, Dios puede sacar un bien de eso.

El propósito de Dios es más grande que tus problemas y tu dolor. ¡Él tiene un plan! Necesitas dejar de ver el dolor temporal y ver el beneficio a largo plazo en tu vida.

 

 

Romanos 5:3-4 dice, “Pero hay más, podemos sentirnos felices aun cuando tenemos sufrimientos porque los sufrimientos nos enseñan a ser pacientes. Si tenemos paciencia, nuestro carácter se fortalece y con un carácter así, nuestra esperanza aumenta” (PDT).

¿Cuál es el propósito de tus problemas y dificultades? Dios quiere que aprendas algo. Cada tormenta es una escuela. Cada prueba es un maestro. Cada experiencia es una educación. Cada dificultad es para tu desarrollo.

La mayoría de nosotros somos lentos para aprender. Si no aprendes algo, Dios lo volverá a traer a tu vida. Regresa, porque Dios está más interesado en tu carácter que en tu comodidad. Él está más interesado en verte convertido más como Cristo que en facilitarte las cosas.

Tal vez estás enfrentando una gran dificultad justo ahora. Puede ser una enfermedad o culpa o problema financiero, o tensión en una relación. ¿Dios tiene una palabra para ti mientras estás pasando por tu dificultad? Absolutamente. Dios te está diciendo: “No te rindas. Crece”. Cumple el propósito de tu dificultad –Siendo más y más la persona que él diseñó que fueras.

“Las dificultades que tenemos son pequeñas, y no van a durar siempre. Pero, gracias a ellas, Dios nos llenará de la gloria que dura para siempre: una gloria grande y maravillosa.” (2 corintios 4:17 TLA).

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Cómo te afecta espiritual y emocionalmente cuando te culpas?
  • ¿Cuáles pasos debes tomar para crecer espiritualmente para que puedas cumplir el propósito de tu dificultad?
  • Si alguien te pregunta: “¿Por qué esta Buena persona está pasando por tales problemas?” ¿Cómo le debes responder?

SUSCRÍBETE al canal YouTube de los sermones del Pastor Rick >>

 

Artículos Relacionados

Comentar

Cometarios